Gobierno de EE.UU. busca bloquear con una demanda la mayor fusión de supermercados de la historia

ByNathaniel Meyersohn, CNNWire
Tuesday, February 27, 2024
ARCHIVO - Una tienda de comestibles Kroger el 12 de junio de 2012, en Dearborn, Mich. Kentucky (AP Foto/Paul Sancya, Archivo)
AP-AP

Nueva York (CNN) -- La Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) presentó una demanda para bloquear el acuerdo entre Kroger y Albertsons, y advirtió que la mayor fusión de supermercados de la historia de Estados Unidos podría llevar a precios más altos, el cierre de tiendas y la pérdida de puestos de trabajo.

La fusión, anunciada en 2022, pretendía combinar la quinta y la décima mayor cadena minorista del país. Las empresas son propietarias de decenas de cadenas, entre ellas Safeway, Vons, Harris Teeter y Fred Meyer.

La fusión propuesta se planteó cuando los precios de los alimentos se dispararon. Los estadounidenses están gastando un 26% más en comestibles desde 2020, según la Oficina de Estadísticas Laborales, y dedican la porción más alta de sus ingresos en alimentos que cualquier otro punto en los últimos 30 años.

La FTC dijo en un comunicado que la fusión eliminaría la competencia en la industria de comestibles, lo que podría aumentar aún más los costos.

Kroger y Albertsons, que emplean en su mayoría a trabajadores sindicados, dijeron que querían fusionarse para ser más competitivos frente a gigantes no sindicados como Walmart, Amazon y Costco. Los supermercados también se enfrentan a la creciente presión de Aldi, la cadena alemana de supermercados de descuento de rápido crecimiento.

La fusión aceleraría "nuestra posición como una alternativa más convincente ante los competidores más grandes y no sindicados", dijo el CEO de Kroger, Rodney McMullen, cuando se anunció el acuerdo.

Las dos empresas suman 710,000 trabajadores, casi 5,000 tiendas y más de $200 billones de dólares en ventas. Las empresas argumentaron que podrán utilizar $500 millones de dólares de ahorro de costos derivados del acuerdo para reducir los precios a los compradores y adaptar las promociones y los ahorros.

Sin embargo, la FTC, en su demanda, se mostró escéptica al respecto.

"Esta megafusión de supermercados se produce en un momento en que los consumidores estadounidenses han visto cómo el costo de los comestibles no ha dejado de aumentar en los últimos años. Según Henry Liu, director de la Oficina de Competencia de la FTC, la adquisición de Albertsons por Kroger provocaría nuevas subidas de los precios de los productos de consumo diario.

Sindicatos, pequeños comerciantes y una coalición de demócratas y republicanos en el Capitolio, entre ellos la demócrata Elizabeth Warren, de Massachusetts, y el republicano Mike Lee, de Utah, también se opusieron firmemente a la fusión desde el principio.

Kroger y Albertsons criticaron la decisión de la FTC.

Un portavoz de Kroger dijo en un comunicado que la medida de la FTC "en realidad perjudicará a las mismas personas a las que la FTC pretende servir: los consumidores y los trabajadores de Estados Unidos".

La demanda de la FTC "solo fortalece a los minoristas más grandes y no sindicalizados como Walmart, Costco y Amazon al permitirles aumentar aún más su abrumador y creciente dominio de la industria de comestibles", dijo el portavoz.

Kroger dijo que apelará la decisión de la FTC.

Khan, presidenta de la FTC, escéptica sobre las desinversiones

Para atender el interés antimonopolio de que la fusión sofocaría la competencia en los mercados locales donde sus tiendas se superponen, Kroger y Albertsons acordaron vender aproximadamente 400 tiendas a C&S Wholesale Grocers, el propietario de Piggly Wiggly y otras marcas.

C&S también acordó provisionalmente comprar más de 200 tiendas adicionales si el acuerdo propuesto recibe el respaldo de las autoridades reguladoras.

Sin embargo, la FTC dijo que la propuesta de desinversión era una "mescolanza de tiendas, enseñas, marcas y otros activos inconexos que los abogados antimonopolio de Kroger han improvisado" y no sería un "competidor de éxito frente a un Kroger y Albertsons combinados".

La unión de Albertsons con Safeway en 2014, por valor de $9 billones, se cernió sobre los reguladores, incluida la presidenta de la FTC, Lina Khan.

Para obtener la aprobación de las autoridades antimonopolio, Albertsons y Safeway acordaron vender 168 de sus establecimientos a compradores autorizados por la FTC.

Con la bendición de la FTC, Haggen, una pequeña cadena de supermercados del Noroeste con sólo 18 establecimientos, compró 146 de las antiguas tiendas Albertsons y Safeway.

Pero Haggen tuvo problemas para gestionar las tiendas. Menos de un año después, se declaró en quiebra y cerró algunos establecimientos.

Khan se ha mostrado escéptica ante las desinversiones como herramienta eficaz para fomentar la competencia. Criticó el manejo de la FTC del acuerdo de Albertsons con Safeway, al señalarlo como un excelente ejemplo de las limitaciones de las desinversiones.

En un artículo de revisión de leyes de 2017 que escribió antes de dirigir la FTC, Khan dijo que la aprobación de la agencia de la desinversión a Haggen era "[dificil] de comprender" y un fracaso "espectacular".

"Incluso un observador casual podría haber predicho que Haggen tendría grandes dificultades para ampliar sus tiendas", dijo Khan. "Se ha demostrado que los escépticos tenían razón".

Bajo el mandato de Khan, la FTC también ha lanzado demandas antimonopolio históricas contra Amazon y otros gigantes tecnológicos.

Related Topics